Prudential Seguros México

Mercadotecnia

Linked In

Aprende a negociar una oferta de trabajo

5 minutos de lectura

Puntos clave

  • La mayoría de los reclutadores esperan que negocies su oferta, así que no tengas miedo de pedir lo que realmente quieres.
  • Los beneficios y las ventajas son una parte importante de la oferta, así que establece tus prioridades y analiza a qué puedes comprometerte y a qué no.
  • Está bien rechazar la oferta, de hecho, el reclutador te agradecerá si no aceptas una oferta que no encajaba con tus necesidades.

Obtener una oferta de trabajo parece ser uno de los últimos pasos del proceso, por lo general agotador, y es tentador simplemente firmar la oferta y sentir alivio por haber encontrado trabajo, sin embargo, si quieres tener un trabajo que se ajuste lo más posible a tus necesidades, es necesario negociar.

¿No te sientes listo para hacerlo? No estás solo, un estudio hecho por CareerBuilder muestra que el 49% de las personas que buscan trabajo toman la primera oferta que se les pone sobre la mesa. Pero aquí está lo realmente impactante: casi el mismo porcentaje de empleadores están dispuestos y realmente esperan negociar contigo.

En su libro “Las mujeres no preguntan- El alto costo de evadir las negociaciones y estrategias positivas para cambiar”, Linda Babcock hizo un estudio donde se reveló que solo el 7% de las mujeres negociaron su sueldo, mientras el 57% de los hombres lo hicieron. Y aquellas mujeres que sí negociaron, lograron un 7% sobre el salario inicial.

Quizá 7% no suene como un gran logro, pero Babcock hizo números y descubrió que si tú, y la persona que negoció el 7% de aumento en el salario fueran tratados exactamente igual durante los próximos 35 años en términos de aumentos, tú tendrías que trabajar 8 años más para tener las mismas posibilidades de ahorro en comparación con quien sí negoció. Por lo tanto, definitivamente vale la pena superar cualquier incomodidad que puedas sentir al negociar.

Aquí te dejamos algunos consejos para ayudarte a comenzar:

Conoce cuál es el rol de tu empleador

Existen muchos recursos en línea que te permiten comparar los rangos salariales entre industrias. Con suerte ya has hecho tu tarea antes de que llegue la oferta y ya tienes un número específico en mente antes de abrirte a una negociación.

No uses un rango, porque eso le da a tu posible empleador una oportunidad para dejar tu oferta en el límite más bajo. Si dices “estoy buscando un salario en $ 25,000 y $28,000”, básicamente estás pidiendo $25,000. Primero analiza exactamente lo que quieres ganar según tu experiencia, calificaciones y requisitos del empleo.

Usa las 9 “mágicas” palabras

Karen Catlin, una entrenadora de liderazgo, acuñó una frase de 9 palabras que puedes utilizar para obtener el salario que deseas: “si puedes conseguirme X, aceptaré la oferta de inmediato”. ¿Por qué estas palabras son tan efectivas? Porque le dejan saber al reclutador que estás motivado y realmente quieres el trabajo, y además le darás una cifra tangible para revisar con la empresa, lo que le mostrará que eres una persona decisiva, cosa que siempre es un buen atributo para un empleado.

Evalúa todo el paquete

Una oferta de trabajo usualmente incluye mucho más que solo un salario. Pregunta por los beneficios, como pólizas de seguros, vacaciones, bonos, etc., y no tengas miedo de preguntar también por otras ventajas como horarios flexibles, trabajo desde casa, capacitaciones, etc.

Tip: no te dejes llevar por los beneficios más vistosos: recuerda que debes priorizar entre lo que necesitas y lo que deseas. Un día para trabajar desde casa puede ser tentador, pero si el salario no es lo que necesitas para cubrir tus gastos, realmente no es tan buena oferta porque no podrás pagar la renta aunque trabajes desde casa.

Pregunta por bonos o gratificaciones

Muchas empresas tienen como prestación los bonos orientados a resultados, ya que es bastante atractivo y se convierte en un ganar-ganar tanto para la empresa como para el colaborador. Ten en cuenta que no obtendrás el bono hasta que hayas trabajado durante cierto período, generalmente entre tres y seis meses.

Aléjate a tiempo

Una vez que conozcas la opinión que tienen de tu perfil y lo que puedes aceptar para llegar allí, podrás poner tus cartas sobre la mesa. Si después de un par de rondas de negociación no tienes lo que necesitas, prepárate para alejarte.

Contrario a lo que se piensa, muchas empresas se esfuerzan en soltar una oferta de trabajo que realmente vale la pena; y su reclutador o gerente de contratación puede incluso haberse arriesgado durante las negociaciones.

Si has llegado al punto en el que sabes que no puedes aceptar la oferta, agradece al reclutador y retírate con gracia. No culpes a la oferta; en su lugar, argumenta por qué este trabajo en particular no era adecuado para ti. De esa manera, dejas las negociaciones en una buena nota y no has roto ningún puente en caso de que en el futuro haya otro empleo con ellos, uno que se alinee más a lo que tú esperas.

La conclusión cuando se trata de negociaciones de ofertas de trabajo es que realmente no hay una. El trabajo perfecto (o incluso aceptable) para ti no es el mismo que para cualquier otra persona.

Si actualmente estás empleado, puedes darte el lujo de eliminar las ofertas que no son ideales. Por otro lado, si has estado sin trabajo por un tiempo y necesitas el dinero de inmediato, aunque todo lo que te ofrezcan no satisfaga exactamente tus necesidades, probablemente te sientas con más presión por aceptarlo. Al final la cuestión simplemente es evaluar tu situación versus la oferta, si tiene por lo menos un beneficio más sobre las desventajas, es posible que sea una oportunidad que te saque del bache.

¿Qué puedes hacer después?

Tómate el tiempo que necesites para evaluar lo que te ofrecen y lo que quieres tener, y asegúrate de que estás convencido antes de aceptar. Rechazar una oferta no es lo peor del mundo: el reclutador preferiría que rechazaras la oferta ahora en lugar de aceptarla y dejarla después de poco tiempo, obligándolos a regresar al proceso de reclutamiento que por lo general lleva al menos 3 meses.

Si la oferta apunta a todos tus objetivos personales, ¡acéptala y celebra!, porque eso significa que encontraste un nuevo trabajo.

Conoce nuestros planes

Preguntas Frecuentes

¿Tienes alguna duda acerca de tu seguro? Consulta nuestra base de preguntas frecuentes en donde hemos compilado las dudas más comunes acerca de nuestros servicios.

Conoce más

Artículos

Encuentra más información interesante que hemos preparado para ti acerca de cómo un seguro puede cambiar tu vida y por qué es necesario.

Conoce más

Asesoría personal

Nos importas tú y tus necesidades por eso acércate a uno de nuestros Agentes de Seguros Prudential para que te asesore personalmente y así tomes la mejor decisión.

Contáctanos