Prudential Seguros México

Mercadotecnia

Linked In

¿Deberías dejar que tu hijo adolescente tenga una tarjeta de crédito?

3 min de lectura

Puntos clave

  • La educación financiera de tus hijos puede incluir lecciones sobre cómo manejar una tarjeta de crédito.

Como cualquier padre de adolescentes sabe, el dinero es un tema complicado. Más allá de la distribución del presupuesto en casa para los gastos corrientes, los adolescentes necesitan dinero para gastar: actividades escolares, inscripciones, si ya estudian la universidad o la preparatoria y tienen auto, también necesitarán dinero para solventar esos gastos. Y cuando te enfrentas a esos momentos en los que no puedes darles efectivo, podría surgir también la pregunta ¿debería darles una tarjeta de crédito? La respuesta podría ser: depende de ti.

Con el objetivo de tener un mayor control de los gastos, una tarjeta de crédito puede ofrecerles comodidad y comenzar su educación financiera para la universidad.

A continuación te contamos algunas opciones (y los posibles beneficios e inconvenientes para cada una):

1. Usuario autorizado

Para solicitar una tarjeta de crédito, debes tener 18 años. Si deseas ayudar a tus hijos adolescentes a obtener una tarjeta de crédito, puedes agregarlos como un "usuario autorizado" en tu cuenta. Tener un usuario autorizado es como compartir la misma cuenta de tarjeta de crédito, solo con dos copias diferentes de la tarjeta.

Estas son algunas de las ventajas y desventajas para este opción:

Pros:
  • Comodidad: como usuario autorizado, es fácil dejar que tu hijo haga compras sin que estés físicamente presente. Por ejemplo, pueden usarla para compras de regreso a la escuela, equipos deportivos, cuotas de actividades o salidas nocturnas con amigos.
  • Supervisión de la cuenta: al compartir la cuenta con tu hijo adolescente, recibes el resumen de la tarjeta de crédito todos los meses y puedes tener plena visibilidad del historial de transacciones además de la opción de revocar el acceso en cualquier momento.
  • Limitar el riesgo: a pesar de que es un usuario autorizado, tus hijos no son responsables de pagar las cuentas. Esto significa que estarán alejados de cometer cualquier error con la tarjeta de crédito, a medida que aprenden a usarla de manera responsable.
Contras:
  • Riesgo de gastos excesivos: si tu hijo no usa la tarjeta de manera responsable, podría dejarte atrapado con una deuda impagable. Tú eres el responsable de todo lo que compren los usuarios autorizados con tu tarjeta de crédito, incluso si no aprobaste las compras o no estabas enterado de ellas.
  • No crea un historial de crédito para tu hijo adolescente: los usuarios autorizados realmente no existen en el sistema de crédito, por lo que no pueden crear un historial crediticio.

2. Tarjetas prepagas

Las tarjetas prepagas no son tarjetas de crédito; se consideran un tipo de "tarjeta de débito" que se financian por adelantado con efectivo. Sin embargo, una tarjeta prepaga puede ser una buena opción para brindarle a tu hijo adolescente un acceso conveniente al dinero, especialmente si no tiene una cuenta bancaria.

Pros:
  • Comodidad: es fácil entregarle a tu adolescente una tarjeta prepaga que está cargada con efectivo. Las tarjetas se usan igual que las tarjetas de crédito o de débito bancario en cualquier sistema de punto de venta en una tienda o restaurante.
  • Seguridad: podría ser más seguro para tu hijo llevar una tarjeta prepaga que llevar dinero en efectivo.
  • Retiros de cajeros automáticos: se puede usar la tarjeta prepaga para retirar efectivo de un cajero automático, al igual que una tarjeta de débito bancaria. (Pero sin exceder el límite de la cantidad de efectivo en la tarjeta).
Contras:
  • Las tarjetas prepagas no ayudan a tu hijo adolescente a construir un historial crediticio.
  • La letra pequeña: diferentes tarjetas prepagas pueden cobrar tarifas por retiros en cajeros automáticos y cargos mensuales a la cuenta. Asegúrate de que tú y tu hijo/hijos adolescentes comprendan los costos e implicaciones de usarla. Puede ser mejor que les des una cuenta corriente con una tarjeta de débito.

3. Tarjetas de crédito (para mayores de 18 años)

Una vez que tus hijos cumplan la mayoría de edad, pueden solicitar su propia tarjeta de crédito. Este es un gran paso hacia a la independencia financiera, pero no todos los adolescentes están listos para esta responsabilidad.

Pros:
  • Comenzarán a construir un historial crediticio que los ayudará en el futuro para ser financieramente independientes.
  • Podrán calificar para una línea de crédito más grande de la que pueden tener con una tarjeta prepaga.
  • Oriéntalos para que comiencen con una tarjeta de crédito simple y de bajo riesgo.
Contras:
  • Puede ser arriesgado comenzar a usar una tarjeta de crédito a una edad temprana; algunos usuarios jóvenes de tarjetas de crédito gastan demasiado y no comprenden las implicaciones de acumular una deuda con intereses altos.
  • Si tu hijo no está listo para usar una tarjeta de manera responsable, la tarjeta de crédito puede convertirse en una fuente de estrés, deudas y daños a su puntaje crediticio.

Qué puedes hacer después:

Habla con tus hijos adolescentes sobre cómo funciona el crédito. Juntos, investiguen si una tarjeta de crédito o una tarjeta de débito prepaga tiene sentido para ellos, y lean las letras pequeñas de las tarifas, los riesgos y las posibles desventajas.

Conoce nuestros planes

Preguntas Frecuentes

¿Tienes alguna duda acerca de tu seguro? Consulta nuestra base de preguntas frecuentes en donde hemos compilado las dudas más comunes acerca de nuestros servicios.

Conoce más

Artículos

Encuentra más información interesante que hemos preparado para ti acerca de cómo un seguro puede cambiar tu vida y por qué es necesario.

Conoce más

Asesoría personal

Nos importas tú y tus necesidades por eso acércate a uno de nuestros Agentes de Seguros Prudential para que te asesore personalmente y así tomes la mejor decisión.

Contáctanos